Entrevista a la aforista Carmen Canet

Entrega de originales Síguenos en Facebook Síguenos en CONOCER AL AUTOR Síguenos en TWITTER
Entrevista a Carmen Canet
El buen aforismo no puede caer nunca en el juego frívolo de palabras, sino tiene que dar que pensar.
Carmen Canet: CONCISOS

—¿Qué piensa de esta antología: Concisos?
—Me parece que las antologías son necesarias para ver la panorámica general de los escritores de una generación, y aunque como en toda antología no pueden estar todos, sin embargo son muy interesantes, y ésta sobretodo por ocuparse del aforismo, del que no hay apenas. Aquí se recoge una muestra, una selección de la obra de veinte aforistas, coordinada por Mario Pérez Antolín. Es un recorrido de casi cuarenta aforismos de escritores contemporáneos que se adentran en este género fronterizo, que es el aforismo. Con todos los matices y enfoques acerca de esta forma breve, este libro viene a hacer una aportación al conocimiento, dando como resultado un acercamiento a muchos lectores sobre esta escritura. Una apuesta importante la que hace la editorial Cuadernos del Laberinto.

—¿Cómo vive el género estos tiempos?
—El género aforístico está viviendo un momento de esplendor. Con una gran tradición literaria, sabemos que su origen viene de la época clásica, y no ha parado de tener cultivadores en toda la historia de la literatura mundial. España ha tenido en todas las épocas escritores memorables que cultivaron el aforismo. Ahora el género vive una auténtica explosión. Es muy interesante que además de editoriales con tradición en esta escritura, esté la apuesta de varias por crear colecciones cuya protagonista son estas formas breves.

—¿A qué crees que se debe este auge?

—El aforismo responde al aire ligero, fragmentario de nuestro tiempo (“En tiempos de crisis conviene mejor pensar en breve”). Es cierto que en el siglo XX hemos tenido grandes cultivadores de estas formas concisas, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, Ramón Gómez de la Serna, José Bergamín, hasta nuestros días, también las redes sociales han impulsado estas frases fragmentarias como por ejemplo los twiters, pero no podemos nunca confundir esta moda con el aforismo como género.

—¿Qué ocurre con la amplia terminología que existe para denominarlo?
—Tiene una gran dificultad sintetizar la terminología adecuada para determinar y denominar al aforismo. Es casi imposible definir esta forma de expresión. Son numerosos los estudiosos que han tratado de hacerlo, así nos encontramos con estos términos: epigrama, máxima, haiku, refrán, apogtema, sentencia, proverbio, entre numerosos. Lo que sí está más deslindado es la evolución y la adaptación a los distintos tiempos en que ha vivido en las diferentes épocas. El aforismo actual es un género híbrido entre la filosofía y la literatura: Heráclito y Homero. Con los tiempos que corren, está exento de la grandilocuencia, de lo sentencioso y moralista. Con ingredientes importantes, la ironía y el humor.

—¿Qué le llevó a escribir aforismos y cómo surge su escritura?
—Llevo desde muy joven con este gusto por las frases memorables de autores clásicos e incluso de pequeña jugaba con mi abuelo a cambiar y contestar a los refranes populares (“Lo descortés sí quita lo valiente”).

El escritor de aforismos no es el que se sienta tradicionalmente a escribirlos, se los encuentra “(Lanzada al aire la idea, el aforista tropieza y recoge vidas sucesivas, incluida la propia”). Tengo cuadernos por todas partes, en el bolso, en la mesita, en el salón hasta en la cocina. No puedo salir sin ellos. Luego la mayoría de ideas, frases que se apuntan se borran, se retocan y más tarde, llega el proceso de pulir. El buen aforismo no puede caer nunca en el juego frívolo de palabras, sino tiene que dar que pensar.

—¿Cuáles son sus aforistas favoritos?

—Es muy difícil contestar, la lectura de los clásicos para mí ha sido fundamental, del dicho emblemático “Todo fluye”, de Heráclito, yo jugué, homenajeé y escribí (“Todo fluye, hasta que deja de fluir heraclitamente”) la tradición tienes que conocerla, en un escritor la lectura es la base, es su bagaje, es la herramienta con la que aprendes a escribir. Mis maestros, Gracián, los moralistas franceses, Lichtenberg, Montaigne, Renard, los autores españoles citados anteriormente. Son muchos. Tenemos contemporáneos muy buenos, y en esta antología hay una buena muestra de ellos.

—Para cerrar esta entrevista, ¿podría citar algún aforismo que le guste más, y alguna definición suya sobre el género?
—Mi poética sería que los aforismos son instantes necesarios, terapeúticos, son comprimidos que deben tener su dosis de concisión, reflexión, humor, amabilidad, compromiso, crítica y verdad. He puesto algunos ejemplos de mis aforismos durante la entrevista, pero termino con estos dos: “La vida es un borrador que no se puede pasar a limpio.” Y, “Es preferible que la vida no tenga rima y sus versos sean libres.”

Puedes leer a Carmen Canet en:

CONCISOS. Aforistas españoles contemporáneos

CONCISOS. Aforistas españoles contemporáneos
Antología


Coleccción ANAQUEL DE PENSAMIENTO, nº10
176 páginas • I.S.B.N: 978-84-945357-5-8 • 16,50 €
Antólogo: Mario Pérez Antolín • Prólogo: Carlos Aganzo

Con: Miguel Ángel Arcas, Rafael Argullol, Carmen Canet, Miguel Catalán, Antonio Colinas, Jordi Doce, Eliana Dukelsky, Ramón Eder, Dionisia García, Sergio García Clemente, Ignacio Gómez de Liaño, Erika Martínez, León Molina, José Luis Morante, Manuel Neila, Andrés Neuman, Gemma Pellicer, Mario Pérez Antolín, Javier Sánchez Menéndez y Vicente Verdú. <<Más>>

© Editorial CUADERNOS DEL LABERINTO • C/ Padilla, 29, 2ºF. 28006 Madrid. España• Teléfono: (+34) 91 309 31 17 • email: editorial@cuadernosdelaberinto.com